Los intereses de los micropréstamos suelen ser de un 1% diario, pudiendo variar en función de la entidad o del tipo de crédito solicitado. Aunque suena muy bien eso de no necesitar nómina, lo cierto es que este mensaje puede ser un poco engañoso. No necesitas recibir una nómina de una empresa como requisito, pero sí necesitarás, en la mayoría de los casos, demostrar que tienes ingresos mensuales. Esto es algo muy lógico, porque la empresa que te concede el préstamo necesita algún tipo de garantía. Al igual que existen empresas de concesión de microcréditos que prestan dinero a personas que aparecen en ASNEF, también es posible obtener dinero rápido sin nóminas ni avales.

En caso de problemas de salud poder contar con el dinero que necesitamos al instante es de vital importancia. Solicitar un préstamo rápido es la solución empleada con más frecuencia para afrontar imprevistos frecuentes con los que no contamos y que complican a menudo nuestras cuentas a final de mes.

Otro aspecto a tener en cuenta y que refuerza la confianza en los préstamos rápidos, es que en páginas comparadoras como Finaton o Préstamos Frescos existen opciones de créditos con entidades de referencia. Hablamos de firmas bancarias como BBVA, o de plataformas como Kreditiweb, Finzmo, Creditea o Dineo. Son solo algunos de los ejemplos que se pueden encontrar y que hablar de la fiabilidad, reputación y solvencia de las entidades que ofrecen este tipo de créditos rápidos al instante urgentes a través de Internet. Con todos estos datos, creemos que ya tienes suficiente información para decidir si pedir tu dinero rápido a través de los préstamos online. Consulta toda la información antes de decidirte por una compañía y antes de pedir tu préstamo asegúrate de que podrás devolverlo en el plazo indicado.

Lo mejor es consultar con ellas antes de pedir tu préstamo, de forma que en el caso de querer abonar tu dinero antes de cumplir el plazo podrás conocer si existe un coste extraordinario. Sí, hay préstamos gratis que no tienen intereses, por lo que sólo devuelves el dinero que has gastado. En caso de que no puedas pagar en la fecha de vencimiento, tendrás que abonar intereses. En general estos son los préstamos o créditos gratis que puedes solicitar. Cada vez son más las entidades financieras que apuestan por este tipo de productos financieros.

Casi siempre es requisito indispensable ser cliente nuevo, ya que si este tipo de créditos gratis, son promociones para crear una buena relación con los clientes nuevos y retenerlos. Una de las grandes ventajas que nos ha traído internet es la novedad de poder de adquirir diferentes créditos nuevos en el acto y otros servicios desde la comodidad de nuestra casa.

Pero debes tener en cuenta que tendrás que presentar unos ingresos justificables por un valor mínimo que, en cada caso, determinará la compañía financiera a la que le solicites el préstamo. La garantía de pago de devolución con bienes no es algo que exige este tipo de préstamos. Lo que lo hace mucho más llevadero a la hora de solicitarlo y de pagarlo, pues no sentirás la presión de que podrías perder algún bien al tener un crédito rápido.

Cashper no te exige una nómina o similar y tampoco es un problema aparecer en un listado de morosidad. No necesitas nómina, pero sí tienes que poder justificar unos ingresos mensuales mínimos como pensiones, subsidio por desempleo o similares. Tienes que ser titular de una cuenta bancaria y de una tarjeta de débito asociada a esa cuenta. También debes ser titular de un teléfono móvil, donde Okmoney pueda comunicarse contigo.

Los préstamos rápidos también son considerados préstamos urgentes, ya que el dinero se necesita urgentemente y el periodo de devolución es corto. El plazo de estos préstamos personales rápidos es de solo 30 días, a tenor de que la cantidad solicitada está limitada. Muchas entidades nos van a pedir un avalista para concedernos un crédito de este tipo, sobre todo si estamos hablando de cantidades elevadas. Sin embargo, si no tenemos aval, podemos acceder a los créditos rápidos de menos de 6000 euros, que poseen unos requisitos menores para su concesión y quizás sean concedidos sin necesidad de aval. Eso sí, es muy probable que, a cambio, los intereses a la hora de devolverlo sean mucho mayores.

Dependiendo de la cantidad que solicites, y siguiendo criterios de prudencia y responsabilidad en la concesión de préstamos, podríamos solicitar la intervención de un notario. Si esto sucediera, se te aplicarán los correspondientes intereses por demora.

Cuando no podamos hacer frente a la devolución del dinero en el tiempo acordado, la mejor opción es ponernos en contacto con la empresa prestamista para informar de nuestra situación y acordar una nueva fecha de pago. Lo más recomendable antes de firmar es asegurarnos de las condiciones de financiación que contratamos para tener la garantía de que no incluirá gastos adicionales en la letra pequeña y evitar sorpresas indeseadas. Los préstamos bancarios suelen incluir comisiones y costes de gestión que habitualmente no tenemos en cuenta a la hora de su contratación. Por ello, lo habitual para este tipo de créditos es que sean devueltos en un único pago. Las entidades que ofrecen minicréditos con Instantor o utilizan aplicaciones similares pueden ser más ágiles en este sentido.